Santa María en Cameros

Santa María en Cameros es una pequeña aldea en ruinas de La Rioja, perteneciente al municipio de San Román de Cameros, en la Comarca del Camero Viejo, en la margen izquierda del Río Leza. Situada a 4 Km. de San Román, actualmente está despoblada aunque tuvo una gran importancia ya que tenía fábricas de paños bastos, hilados y bayetas que proveían a Soto.
Se accede a él desde el Cementerio de San Román, una vez pasado un depósito de agua la pista esta cortada a vehículos no autorizados y hay que seguir a pie hasta Santa María una media hora. Está situado sobre un cerro entre los barrancos de Santa María y del Hayedo a mil metros de altura.

Datos de Interés

En el S.XIX en 1848 (según datos de Pascual Madoz) el pueblo pertenecía al partido judicial de Torrecilla de Cameros Vivían 124 habitantes Tenía 34 casas distribuidas en dos calles, el barrio de Arriba y el de Abajo, una plaza, una casa consistorial, una escuela que pagaban los padres de los niños 19 niños y 8 niñas, la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, un cementerio en el término de  La Magdalena y una fuente llamada la Costana. También tenía 2 ermitas denominadas Ntra.  Sra. De los Remedios y San Miguel,  situadas en las eras  próximas al pueblo. A finales del S.XIX llegó a tener 29 vecinos y 129 habitantes.

Sus habitantes se dedicaban como el resto de los pueblos del Camero Viejo al pastoreo trashumante, con ovejas churras y merinas, y vacas así como a la  caza de perdices, liebres y pesca de peces pequeños.

Al igual que en el vecino Montalvo, la correspondencia se recibía en Lumbreras por valijero que lo llevaba a San Román donde se recogía 2 o 3 veces a la semana, normalmente los miércoles y los domingos.

Al pueblo no le llegó la era industrial salvo a algunos telares de paños  y bayetas para el consumo de sus habitantes, algunos tornos de hilar para las fábricas de Soto y un molino harinero sin uso. Entre 1880 y 1936 emigraron 48 personas a Chile y Argentina, entre ellas una mujer. Quedó despoblado en los años 70 y hoy perteneciente a San Román de Cameros.

A principios de los setenta, después de su despoblación total, se produjo un incendio quedando devastado y abandonado por sus habitantes, los cuales ya no volvieron.

  • Los vecinos de Santa María celebran sus fiestas patronales con una comida popular y una misa que se celebra en el vecino pueblo de San Román.

  • Iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora. Edificio gótico de principios del S.XVI. Fue ampliada y se construyó el segundo cuerpo de la torre en el S.XVII. Está en ruinas aunque mantiene sus muros aunque no su techo Está llena de estiércol y animales.
  • Ermita de San Miguel (cercana al pueblo) y Ermita de Nuestra Señora de Los Remedios (en las eras). Hoy en día están en ruinas y son difíciles de identificar entre las piedras.
  • Frontón: junto a la iglesia. Actualmente visible pero en mal estado.
  • Restos de la Tejera: conserva las ruinas de la casa del tejero y el habitáculo de carga de las tejas, bajo el cual encontramos la boca del horno. El acceso al interior está parcialmente enterrado.

El aspecto actual es muy desolador y es difícil transitar por sus antiguas calles llenas ahora de maleza. De sus dos barrios el de arriba está más protegido de la pendiente de la loma y en mejor estado.

Se accede a Santa María desde San Román a unos 4 km desde el camino del cementerio, que sigue el curso del rio hacía arriba. El camino es bastante llano durante todo el camino. Se pasa de largo un embalse artificial que da de beber o de regar a San Román. A partir de aquí, hay que salirse del camino, cruzar el arroyo y subir la escarpada loma sobre la que se encuentra Santa María, ya que el camino de carros pasaba de largo y tenía la entrada por la parte posterior.

Las laderas de lo que fueron montes de pastos han sido repoblados con diversas variedades de arboles.

Transitar con precaución entre las ruinas del pueblo rodeadas de maleza. Ofrece al visitante  un atractivo misterioso que se acerca a sus casas derruidas.

  • Recorrido por el GR-93 desde San Román. Aunque se puede acceder directamente desde una pista procedente de la carretera que surca el valle del Leza, un recorrido más atractivo es el que accede a Santa María procedente del valle situado inmediatamente más al sur y una vez cruzado el término conocido como Cumbrero, que sigue un tramo del GR-93.
  • Santa María, en lo alto del monte nos ofrece una buena perspectiva de todo el barranco de Santa María.
  • Su entorno. Desde San Román podemos adentrarnos en un frondoso hayedo, con singulares ejemplares de acebo que están protegidos.  Otro bosque importante que encontramos es el de la dehesa boyal concejil, muy rica en robles, acebos y otras especies forestales, que empieza apenas pasadas las antiguas eras de trillar en lo alto del pueblo y una cerca de piedra seca, paralela al camino del Chozo Blanco  a pocos metros de una Tejera. que tuvo actividad, sólo ocasionalmente, hasta los años veinte del pasado siglo.
  • Hay varios caminos y rutas que comunican con los pueblos limítrofes de San Román, Montalvo,  Torre, Nalda o Viguera.